Saltar al contenido

No desvies la mirada


No desvies la mirada… 
Reflexion pentecostal



puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe…

Hebreos 12:1


Cuando queremos lograr algo puede parecer muy difícil porque cada vez vemos más grandes las pruebas o problemas.

Una manera de superar los obstáculos es saber que vendrán. Debemos estar consientes de que pasaremos muchas aflicciones y circunstancias difíciles y para poder seguir firmes a pesar de ello debemos repasar las metas que nos hemos propuesto, recordar qué es lo que anhelamosreflexiones cristianas

Ahora bien ¿qué obstáculos pueden imposibilitar que alcances tus metas? Hay impedimentos fáciles de eliminar.

Si tu meta es hacer ejercicio y no tienes los zapatos adecuados, ese es un obstáculo pero puedes eliminarlo comprando las zapatillas que te sean más cómodas. Sin embargo, algunos obstáculos no son tan fáciles de superar. Algunos tienen limitaciones físicas, sociales o económicas que no pueden ser eliminadas fácilmente. En esos casos debemos recordar que la perseverancia no significa eliminar los obstáculos sino continuar buscando la meta a pesar de ellos.reflexiones cristianas

El apóstol Pablo es un ejemplo perfecto que ilustra esta verdad. Tenía numerosas limitaciones que lo hubieran desanimado de perseguir su propósito en la vida. Por eso rogó a Dios que le ayudara. “Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” 2 Corintios 12:9 (RV-1960)¿Qué aprendemos de Pablo? Él siempre vio el obstáculo desde la perspectiva divina. Consideraba sus impedimentos insuperables como una motivación para confiar en Dios, en vez de depender de sus habilidades propias.reflexiones cristianas

Todos enfrentamos circunstancias que no podemos cambiar y que tratarán de impedir que alcancemos nuestras metas, pero está en nuestras manos el escoger cómo vamos a responder a ellas. Podemos darnos por vencidos o empezar a ver esos problemas como oportunidades para confiar en el Señor.

Quita los ojos del obstáculo o del problema y vuelve a poner tu mirada en la meta, el propósito y el sueño al que deseas llegar, no estás solo, tienes el poder de Cristo de tu lado.

Tomado de: http://cristianareflexiones.com/no-desvies-la-vista/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *